Revelado analógico en blanco y negro Parte 2: Productos químicos de revelado

Preparación de los productos químicos.


El proceso de revelado del carrete se realiza primero con el revelador, a continuación, usaremos el paro para detener el primer proceso, y terminaremos con el fijador, para que la película se mantenga estable en el tiempo sin cambiar sus propiedades, llegados a este punto sólo nos queda el uso de un líquido más que es el humectador.


REVELADOR


Hay muchos preparados para revelar los carretes, pero en mi caso voy a usar el de Kodak, el D-76, que tenemos para preparar un litro o un galón (3,8 litros)


Toda la información viene en el propio sobre, pero yo os la explico. En el caso de estar preparando un litro, mezclaremos en 800ml de agua a 55º el contenido del sobre, y en el caso del galón, lo haremos en 3 litros de agua a 55º igualmente. En ambos casos, cuando hayamos vertido el sobre y hayamos removido bien el contenido hasta su disolución, completaremos el litro o los 3,8 litros respectivamente con agua fría.


Con esta preparación, lo que conseguimos es una disolución pura también conocida como "Stock" que se usará cuando sea necesario en una proporción de disolución 1 + 1.


PARO


Como en el caso anterior, el que uso también es el paro de Kodak.


En este caso la disolución es 1+16, esto quiere decir que si queremos preparar 2 litros, (2000ml) lo dividimos entre 17 y el resultado es la cantidad que hay que preparar (117ml), el resto será agua.


Observaciones: Cuando el paro empieza a dejar de ser amarillo y comienza a ser azul es porque se ha oxidado con el aire, y hay que tirarlo y volver a hacer más.


FIJADOR


Suelo usar el fijador Superfix de Tetenal cuya disolución es 1+7, pero también podéis usar el fijador de Kodak cuya disolución es 1+4.


Cuando se cambia el paro, es cuando suele ser necesario cambiar también el fijador.


HUMECTADOR


Yo uso el de Kodak o mirasol 2000 de tetenal. Una sola botellita dura muchísimo, así que en función del que encontréis y el precio, vosotros decidís.


Todos los líquidos (salvo el humectador que se queda en su propio bote), los almaceno en botellas de fuelle como las que os muestro a continuación.

Uno de los problemas que tienen estos líquidos son que se oxidan con el aire y se deterioran con la luz, por lo que con estas botellas podemos dar solución a ambas, ya que cuando preparamos por ejemplo un galón de revelador, o bien tenemos una botella de 3,8 litros, o desde el primer día ya se comenzarán a oxidar nuestros líquidos.


Yo tengo botellas de 2 y de 1 litro, por lo que cuando preparo el galón, la primera botella de 2 litros se llena, y la segunda, la aprieto hacia abajo, hasta que el líquido llega al cuello de la botella y cierro la botella con 1,8 litros.


Como este post ya está bastante completo, en el próximo post ya nos pondremos manos a la obra con el proceso de extracción del negativo y su revelado hasta el momento de guardarlo en nuestros álbumes.


Un saludo a tod@s



0 vistas0 comentarios