Revelado analógico en blanco y negro Parte 3: Preparado del negativo

Actualizado: 15 feb

[Post anterior]


Preparación del material.


Antes de comenzar, es indispensable preparar todo el material que vamos a necesitar. Lo recomendable es que tengamos un lugar espacioso donde no entre nada de luz, y que podamos apagar la luz para comenzar el proceso.


Antes de apagar la luz, tenemos que preparar sobre la mesa (si no lo hacemos con la bolsa de revelado), y en el orden en el que nos sea práctico, me explico. Vamos a tener que coger el carrete y el utensilio para abrirlo, después sacar el negativo y enrollarlo en una espiral, y finalmente todo esto meterlo en el tanque de revelado y cerrar la tapa correctamente. Y todo con los ojos cerrados, porque como no hay nada de luz, para que abrirlos ¿fácil no?


Bueno, no es tan complicado, lo primero que hago yo es colocar las cosas en el orden en que las voy a usar, pero al revés. Es decir, primero coloco el tanque de revelado, con la tapa al lado, con el embudo delante y delante de ellos las espirales de negativos, ya preparadas para la carga del mismo. El orden es lo de menos, pero si que tengáis claro como los habéis colocado, porque los tendréis que buscar a oscuras.

A continuación, coloco el carrete o carretes (yo suelo revelarlos de dos en dos para economizar tiempo y líquidos), pero os diré las cantidades de líquidos que vamos a usar por carrete, por lo que en caso de usar dos como es mi caso, simplemente se usa el doble.


Por último, al lado de los carretes pongo el abrebotellas para que esté a mano, ya que empiezo con el siempre. El abrebotellas tiene que ser de los de metal, como este:



Una vez está todo colocado, apago la luz, y me acerco a la mesa hasta localizar el abrebotellas, con el en la mano, cojo el primer carrete e introduzco la parte de atrás del abrebotellas en la hendidura del carrete, y lo giramos un poco, hasta que la camisa del carrete se dobla y libera. Dejo el abrebotellas donde estaba, para usarlo en el siguiente carrete, ahora, con el carrete en una mano, uso la otra mano para sujetar la camisa del carrete e ir tirando hacia afuera, hasta que los laterales se abren, en ese momento, cojo el eje del carrete con la película y echo a un lado la camisa con los dos aros laterales.


Cojo la tijera y corto el inicio de la película, donde es más estrecho, para conseguir que todo el negativo sea igual de ancho por un lado o por otro.



Comienzo a desenrollar la película con cuidado, de que no caiga al suelo, sino sobre la mesa, hasta llegar al final del mismo, donde está pillado por el eje del carrete, en este momento localizo las tijeras y realizo un corte justo antes de la pegatina que une el eje con el negativo.



Ahora ya podemos localizar en la mesa la espiral de carga del carrete, y comenzar a introducir el negativo, como se ve en la foto, cada espiral tiene una marca que nos ayuda a saber por donde debe comenzar a entrar el negativo.


Hay distintos tipos de espirales, sólo tenéis que familiarizaros con la que hayáis comprado, y aprender a usarla con los ojos cerrados:


En mi caso tengo la del centro, que tiene muy poca guía, pero se palpa suficientemente bien con el dedo para saber por donde hay que comenzar. Cuando el negativo entra en la espiral, en el caso de las espirales de plástico, la carga del carrete se hace, sujetando con la mano izquierda el lateral, y realizando un movimiento de cuarto de giro con la parte de la derecha, eso hace que las bolitas de metal que vemos


empujen el negativo hacia adentro de la espiral, y que no retorne hacia afuera, así que con el dedo meñique vamos controlando que el negativo se vaya desenrollando y detectamos cuando llegamos al final, para parar la carga del negativo.


Una vez terminada la carga, colocamos en el bote de revelado la espiral, no importa que no baje la espiral hasta abajo en el pincho central, porque al cargar la siguiente espiral, lo hará sola.


Si tenemos un segundo carrete, repetimos el proceso y si no, cargamos la segunda espiral si es que nuestro bote de revelado es doble. A continuación colocamos el embudo y por último la tapa de goma.


En este momento, ya podemos encender la luz sin problemas y recoger todos los desechos que hemos dejado por la mesa.


Ahora ya podemos ir al cuarto de baño o a la habitación donde tengamos un grifo de agua y un desagüe, para comenzar el proceso de revelado de nuestro carrete, pero será en el próximo post.


Un saludo a tod@s.


[Continúa en el siguiente post]

12 visualizaciones0 comentarios