Positivado en blanco y negro Parte 5: del negativo al papel

[Post anterior]


Una vez tenemos nuestra hoja de contactos y hemos decidido que foto queremos revelar, sólo nos queda tomar una última decisión, que es sobre que tipo de papel vamos a hacerlo y en que tamaño. Si estamos empezando, podremos comprar papel de 13x18 que es el más asequible, yo uso el de ILFORD MULTIGRADO, pero podría valeros cualquiera que encontréis.



En fotocasión (No me pagan, es que tienen de todo y me pilla al lado del estudio en moto) tenéis muchos, si no cambian el enlace podéis acceder desde AQUI.


Hay muchos, os recomiendo que sea multigrado (ya veremos por qué) y que miréis muy bien cuantas hojas vienen, porque podéis ver papel por 18€ que son 50 hojas y por 2€ más tenéis 100.


Mi recomendación sería este: PAPEL ILFORD MULTIGRADO, que aunque es un tamaño pequeño, para poder aprender es muy económico.


Una vez tenemos la caja de papel al lado de la ampliadora (hay que tener muchísimo cuidado para no abrir NUNCA la caja con luz que no sea roja, porque expondríamos el papel y quedaría inservible), tenemos nuestra marginadora en la base de la ampliadora y hemos elegido el negativo que vamos a usar, cargamos el portanegativos y encendemos la ampliadora.


Ahora mismo tendríamos que estar viendo la imagen sobre la marginadora ¿Qué puede estar pasando si no vemos la imagen?


  1. En primer lugar que tengamos mucha luz, así que lo primero sería apagar la luz normal y encender la luz roja

  2. Si aun así nos cuesta ver bien la imagen, revisamos el diafragma del objetivo de la ampliadora.

  3. Si seguimos sin ver la imagen, puede que tengamos la imagen del negativo tan desenfocada que por eso no vemos nada, así que probemos a bajar el cabezal de la ampliadora hasta que veamos la imagen, porque seguramente la tengamos demasiado alta y desenfocada.

En este punto, seleccionamos el diafragma más abierto, para tener la mayor cantidad de luz y realizamos un enfoque de la foto sobre el marginador o sobre la base de la ampliadora, tiendo en cuenta que sea donde se haga será donde se deberá positivar el papel, ya que si variamos la altura a posteriori, la foto saldría desenfocada en el papel.


Para ello haremos uso de la lupa de enfoque:


Este proceso es muy delicado, porque deberemos buscar con la lupa una zona de la foto donde tengamos textura, y modificaremos con la ayuda de la rueda de enfoque de la ampliadora el punto en el que empecemos a ver "grano" sobre el papel, eso nos indicará que la imagen del negativo se está proyectando nítidamente.


Cerramos un par de puntos el diafragma, esto, como ya comenté es opcional pero lo que permite es que tengamos un control del tiempo necesario para la exposición mejor.


Me explico, cuando hagamos las tiras de prueba, si tenemos un diafragma de 4, la cantidad de luz que pongamos sobre el papel será mucho mayor que si lo tenemos a 8, por tanto, con el diafragma abierto a tope, en la tira de prueba podemos estar dudando entre poner 8 o 10 segundos, por ejemplo, pero con un diafragma a 8 ese tiempo podría oscilarnos entre 25 y 40 segundos, donde podemos afinar un poco más cual es la exposición exacta que más nos gusta.


Como en el caso de la hoja de contacto, antes de tirar un papel entero, yo uso recortes de hojas para hacer primero una tira de prueba exponiendo de 3 en 3 o de 5 en 5 segundos, para ver más o menos en los tiempos en los que me muevo para esa foto.


Si todas las fotos del negativo se han hecho en estudio, con el mismo esquema de luz y el mismo diafragma, seguramente podamos aprovechar la configuración de la primera foto para el resto, pero en caso de un carrete de varias sesiones o varias ubicaciones, tendremos que hacer tiras de prueba foto a foto. (Con el tiempo cada vez haremos menos, pero seguiremos haciéndolas toda la vida).


La mecánica de la tira de prueba es la misma que hicimos para la hoja de contactos.


Ahora con una cartulina negra, tapo toda la tira salvo una esquina, pongo el temporizador, quito el filtro rojo del objetivo y expongo la tira, deslizo la cartulina y expongo tantas veces como de de sí el trozo de papel.


Cuando hayamos terminado este proceso, tendremos una tira de prueba como la que vemos a continuación:


ya sólo nos queda contar los segundos que la hemos tenido expuesta en la zona que nos parece más correcta y exponer la foto entera sobre el papel.


En ese momento, se hace indispensable el uso del filtro rojo para que coloquemos el papel sin que este esté torcido antes de la exposición.



Un saludo a tod@s.


2 visualizaciones0 comentarios